El cuento de caperucita en imagenes


Erase una vez una linda niña, que vivía junto a un espeso bosque. Siempre vestía una caperuza roja que le había  regalado su abuelita, por lo que era conocida como Caperucita Roja.

caperucita roja

Un día la madre la envió a que le llevara comida a su abuela al otro lado del bosque pues estaba enferma. La madre le advirtió de los peligros del bosque y de que no hablara con extraños.

madre de caperucita

Caperucita empredió el camino alegre y confiada.

caperucita roja en el camino

Al estar distraida hablando con los animales, no se percató que el lobo la seguía.

cuento caperucita roja

El lobo tenía hambre y quería comersela, pero estaba temeroso de leñadores y cazadores que trabajaban en las cercanías. Así que ideo un plan para engañar a Caperucita

caperucita en el bosque


Se cruzo en medio del camino y le preguntó, ¿Dónde vas tan alegre Caperucita? Ella gentilmente  y confiado le contesto, -  A casa de mi abuelita y el lobo conociendo su destino se despidió amablemente.


caperucita y el lobo


Siguiendo con su malvado plan el lobo corrió por un atajo a casa de la abuelita.
Al llegar asusto y  escondió a esta en un armario, pues caperucita estaba a punto de llegar y luego se metió en la cama con la ropa de la abuelita.

lobo con ropa abuelita
  

Y Caperucita llego.

 caperucita

 y vio extrañada como su abuelita había cambiado por la enfermedad y le dijo.

para comerte mejor


-Abuelita - ¡qué orejas más grandes tienes!
-Son para escucharte mejor -dijo el lobo.
-Abuelita, ¡qué ojos más grandes tienes!
-Son para verte mejor, caperucita.

que ojos mas grandes


-Abuelita, ¡qué dientes más grandes que tienes!
-Son para comerte mejor -gritó el lobo saltando de la cama sobre ella.

lobo atacando

Y cuando Caperucita lo veía todo perdido, entro un cazador en la casa que la salvo. Este cazador inteligentemente había sospechado al ver a lobo correr por el bosque y lo había seguido.


El lobo huyó, Caperucita dio las gracias al cazador y junto encontraron a la abuelita.
caperucita y su abuela
  
Desde ese día Caperucita aprendió a no hablar a los desconocidos.

Fin

4 comentarios: